2.- Naturaleza y contenido de la Enseñanza social católica

 

"Con su enseñanza social, la Iglesia quiere anunciar y actualizar el Evangelio en la compleja red de las relaciones sociales. No se trata simplemente de alcanzar al hombre en la sociedad el hombre como destinatario del anuncio evangélico, sino de fecundar y fermentar la sociedad misma con el Evangelio. La sociedad, y con ella la política, la economía, el trabajo, el derecho, la cultura no constituyen un ámbito meramente secular y mundano, y por ello marginal y extraño al mensaje y a la economía de la salvación. La sociedad, en efecto, con todo lo que en ella se realiza, atañe al hombre. Es esa la sociedad de los hombres, que son el camino primero y fundamental de la Iglesia". (Compendio Doctrina Social de la Iglesia No. 62)

 

El contenido de la doctrina social se expresa en tres niveles:

 

a).- Principios y valores fundamentales. La Doctrina Social de la Iglesia adquiere sus principios básicos de la teología y la filosofía, con ayuda de las ciencias humanas y sociales que la complementan. Estos principios incluyen la dignidad de la persona humana, el bien común, la solidaridad, la participación, la propiedad privada, y el destino universal de los bienes. Los valores fundamentales incluyen la verdad, la libertad, la justicia, la caridad y la paz.

 

b).- Criterios de juicio: para valorar los sistemas económicos, instituciones, organizaciones, etc., utilizando para ello el análisis de la realidad. Ejemplos: valoración de la Iglesia acerca del liberalismo, el racismo, la globalización, los salarios justos, etc…

 

c).- Líneas de acción: brinda opiniones contingentes sobre acontecimientos históricos. Esto no es una deducción lógica y necesaria que surja de los principios, sino el resultado de la experiencia pastoral de la Iglesia y de la percepción de la realidad; la opción preferencial por el pobre, la defensa de la vida humana, el diálogo, y el respeto por la autonomía legítima de las realidades políticas, económicas y sociales.